Jefes tóxicos y su impacto en el clima laboral

Uno de los objetivos de los líderes de recursos humanos es estar atentos a los factores que influyen positivamente en el ambiente laboral para promoverlos, e identificar aquellos que lo impactan negativamente para prevenir y corregir. Entonces, ¿cómo identificar a primera vista uno de los factores que hoy en día se ha vuelto más común: “los jefes tóxicos”?.

Tu organización puede estar en una situación en la que los colaboradores se encuentren satisfechos realizando su trabajo, se sientan identificados con la organización, estén bien integrados en su equipo de  trabajo, en general, que tengan un alto desempeño y productividad. Sin embargo, sienten una fuerza en contra, más que un apoyo por parte de su jefe, ¿cuántas veces hemos escuchado hablar de los tipos de liderazgo?,  ¿en realidad todos los jefes son líderes?, algunos de ellos llegan a  esa posición sin estar preparados.

¿Cómo es un jefe tóxico?

Jefes tóxicos

A continuación se mencionan las conductas más usuales en un jefe tóxico y algunas medidas que se pueden tomar para mitigar esta situación.

Un “jefe tóxico” es aquel que siempre está  provocando conflicto, no demuestra empatía, causa miedo a sus empleados, abusa de su poder para lograr que todo se haga a su manera, se sienten amenazados cuando alguien supera su preparación o experiencia y reaccionan con soberbia; las personas que están a su cargo no se sienten a gusto, la frustración, insatisfacción, enojo y coraje estarán siempre a la orden del día.

Cuando un colaborador  se encuentra con un mal jefe, por más compromiso que exista con la organización, siempre va a repercutir de manera negativa en su comportamiento y desempeño.

Las percepciones y opiniones de los colaboradores se reflejan en comportamientos que determinan el actuar diario y un clima laboral negativo en la organización, ocasionando insatisfacción que puede llevar  incluso a la fuga de capital intelectual y que se traduce en pérdidas monetarias para el negocio.

Algunos jefes tóxicos llegaron a su cargo sin estar preparados para ser buenos líderes, en muchos casos fueron promovidos por ser grandes especialistas en su departamento, pero no crecieron a la par en sus habilidades de supervisión, y es por eso que nunca desarrollaron la competencia de liderazgo, no saben cómo comunicarse y motivar a su  equipo.

Los jefes tóxicos representan un problema para las organizaciones, porque además de afectar el clima laboral, también entorpecen el logro de los objetivos estratégicos de la empresa,  y peor aún,  pueden llegar a causar problemas de salud física y psicológica en los colaboradores.

El ambiente laboral influye en gran medida en el comportamiento y productividad de los colaboradores, así mismo, la cultura y valores organizacionales van a marcar la pauta en los estilos de liderazgo que se desee proyectar.

¿Qué pueden hacer las empresas ante un ambiente laboral tóxico cuando los propios líderes lo están propiciando?

Los expertos en gestión de talento recomiendan realizar un diagnóstico del clima laboral para explorar algunas dimensiones como liderazgo, comunicación y motivación, con las que se podrá detectar si existen jefes tóxicos y de qué forma están influyendo en el comportamiento de los colaboradores.

Lo más importante es que se podrán establecer estrategias de acción para mejorar el clima laboral, y como consecuencia, elevar la productividad, cumplimiento de objetivos, lealtad y compromiso de los colaboradores con la organización.

Consultores expertos en capital humano y desarrollo organizacional - SH de México

Los responsables de recursos humanos tienen como función primordial  conocer  la cultura y valores de la organización para asegurar que se permee en cada colaborador, sin embargo, también es importante identificar si existen jefes tóxicos que entorpezcan el proceso, para tomar las acciones necesarias que permitan erradicar de raíz  o modificar dicho comportamiento.

Después de la aplicación de una encuesta de clima laboral, los colaboradores estarán esperando que se les informe de los resultados obtenidos y si efectivamente se tomarán medidas.

Si en tu empresa ya hicieron un diagnóstico para evaluar el ambiente laboral, se recomienda comunicar a todos los miembros de la organización con transparencia y claridad sobre los resultados y planes de acción, enfatizando que la organización está preocupada por mejorar el nivel de satisfacción de sus colaboradores y que tomará las medidas necesarias para lograrlo.

Para desarrollar un plan de mejora se debe involucrar a todos aquellos que participan en  la toma de decisiones y nombrar un líder para dar seguimiento a los compromisos, con la finalidad de garantizar su implementación en tiempo y forma.

En algunos casos, un jefe tóxico puede modificar su comportamiento a través de un acompañamiento individual (coaching) o con un programa específico de desarrollo que incluya cursos de habilidades gerenciales, comunicación efectiva, manejo de grupos,  dirección de proyectos, etc.

Así mismo, los encargados de la gestión del talento, a través de sus diferentes líderes de área y departamento, deberán trabajar constantemente para transmitir y asegurarse que todos sus miembros vivan los valores y la cultura organizacional deseada.

Jannet Alonzo | Consultora de SH de México

1 Comentarios

  • Diego11 diciembre, 2017 at 11:50 am

    Si, pero si la empresa ya sabe cómo es el jefe tóxico, ya tiene antecedentes de él, todos los supervisores saben cómo es, no lo separan ya que es antiguo, más de 25 años trabajando, lo mejor es irse a otra empresa, ya se les ha dicho de como es y no lo jubilan, será porque no le quieren pagar toda su jubilación, ya que el no quiere jubilarse o están satisfechos de como es. Mejor es irse de la empresa.

Deja un Comentario

¡Aprovecha oportunidades de negocio en República Dominicana con buenas prácticas de RH! ¿Preparado para la nueva política salarial en México?