Employee Engagement: Ventaja Competitiva para Fortalecer a tu Empresa

Seguramente has escuchado hablar sobre la felicidad laboral, el desempeño y la productividad de tus colaboradores, pero ¿has oído hablar del término Employee Engagement? Si no, tal vez este artículo te ayude a construir una definición más clara sobre este término y ¿por qué no?, logres crear una estrategia adecuada para impulsar la motivación y satisfacción de tus colaboradores.

Existen varias perspectivas sobre este tema, sin embargo, nos vamos a centrar en la que consideramos una de las más válidas por los años de investigación que llevan realizando: Utrecht Work Engagement Scale (UWES).

¿Qué es Employee Engagement?

Schaufeli y Bakker definen el engagement como: “más que un estado específico y momentáneo, el engagement se refiere a un estado afectivo que no está enfocado sobre un objeto, evento, individuo o conducta en particular, sino por 3 rubros que caracterizan el trabajo de un colaborador hacia la organización – vigor, dedicación y absorción”.

Vigor, Dedicación y Absorción, ¿Cómo evaluarlos para tu organización?

¿Qué te parece si comenzamos a definir estos tres rubros – vigor, dedicación y absorción- para después conocer como lograrás calificar tu Employee Engagement?

El vigor se caracteriza por altos niveles de energía y resistencia mental mientras se trabaja, por el deseo de esforzarse en sus labores.[1]

Con este concepto te puedes dar cuenta de cuanta energía y resiliencia está empleando uno de tus  colaboradores dentro de sus actividades. Evaluar los siguientes ítems te ayudará a medir el nivel de vigor que se vive en tu organización.

  1. En mi trabajo me siento lleno de energía.
  2. Soy fuerte y vigoroso en mi trabajo.
  3. Cuando me levanto por las mañanas, tengo ganas de ir a trabajar.
  4. Puedo continuar trabajando durante largos períodos de tiempo.
  5. Soy muy persistente en mi trabajo.
  6. Incluso cuando las cosas no van bien, continúo trabajando.

La dedicación hace referencia a una alta implicación laboral, junto con la manifestación de un sentimiento de entusiasmo, inspiración, orgullo y reto por el trabajo.[1]

La dedicación suele emplearse respecto al tiempo y al esfuerzo que un colaborador realiza en sus actividades. Este rubro se evalúa mediante cinco ítems que miden el entusiasmo y orgullo por su labor.

  1. Mi trabajo está lleno de significado y propósito.
  2. Estoy entusiasmado con mi trabajo.
  3. Mi trabajo me inspira.
  4. Estoy orgulloso del trabajo que hago.
  5. Mi trabajo es retador.

Hablando de la absorción, ésta se produce cuando la persona está totalmente concentrada en su trabajo, el tiempo pasa rápidamente, debido a las fuertes dosis de disfrute y concentración experimentadas en sus actividades.[1]

La absorción puede hacer referencia a la atracción que tienen tus colaboradores en sus actividades. Si tus colaboradores son completamente felices, se comienza a dar una dificultad para dejar de realizar sus actividades. Están tan inmersos en lo que realizan, que difícilmente captan lo que sucede a su alrededor. Éste rubro se evalúa por medio de los siguientes seis ítems:

  1. El tiempo vuela cuando estoy trabajando.
  2. Cuando estoy trabajando olvido todo lo que pasa alrededor de mí.
  3. Soy feliz cuando estoy absorto en mi trabajo.
  4. Estoy inmerso en mi trabajo.
  5. Me “dejo llevar” por mi trabajo.
  6. Me es difícil “desconectarme” de mi trabajo.

Los 3 componentes junto con sus ítems han sido recopilados de Utrecht Work Engagement Scale (UWES Manual). El cual es un manual psicométrico que estudia el engagement en el trabajo.

Los colaboradores con engagement son identificados por llevar a cabo sus actividades diarias de manera energética y afectiva. Cuentan con un estado mental positivo mientras realizan sus actividades diarias, muestran motivación para desempeñarlas y tienen satisfacción al afrontar su carga de trabajo.

¿Cómo se traduce el Employee Engagement en tu organización?

Las personas que están motivadas y felices se comprometen con sus actividades, con su marca y logran contagiar ese sentimiento de pertenencia que, al paso del tiempo, fomentan fidelidad y motivación por continuar realizando sus labores con el equipo de trabajo con el que conviven.

Cuidar del Employee Engagement, es una forma de crearles pasión por su trabajo a tus colaboradores y eso no es nada fácil. Si cambias y/o mejoras tus procesos internos, si te das a la tarea de adaptar tus políticas de captación y retención de talento, muy probablemente tus colaboradores no querrán marcharse y el talento de otras empresas desearán verse involucrados con tu organización.

En pocas palabras contar con niveles altos de Employee Engagement te generará una ventaja competitiva, un menor índice de rotación de personal, incrementará la productividad de tus colaboradores por su buen desempeño, tus clientes escucharán de tu empresa a través del branding que crea tu personal fuera de tus instalaciones y como gran final, tendrás una gran reputación en cada nivel.

Pero recuerda, un empleado feliz no quiere decir que tenga nivel alto de Employee Engagement. Sin embargo, si un empleado es feliz y a eso suma vigor, dedicación y absorción, entonces estarás hablando de Employee Engagement.

Puedes partir de un buen diagnóstico de Employee Engagement con el apoyo de SH-ENVIRONMENT, haciendo una aplicación fácil, rápida y confiable. En las acciones posteriores también podemos asesorarte para mejorar el nivel de Employee Engagement.

[1] (Schaufeli, Salanova, González-Romá y Bakker, 2002, p.74)

Deja un Comentario

5 Claves para un Buen Servicio de Consultoría en RRHH El Valor de los High Potentials